diumenge, 5 d’octubre de 2008

Nuevo curso

Acabamos de empezar un nuevo curso. En mi caso: como profesora de "corte y confección" de la Escola Municipal La Llar. Para mi , como profe, es tan interesante como si fuera alumna. Observo al nuevo grupo y sonrío... yo tenía razón. Ya estan aquí las mujeres jóvenes que se negaron a aprender de pequeñas a coser. Se revelaron a sus abuelas y madres que les decían que aquello tenían que saberlo hacer, que era parte de su formación como mujeres. Después cada una eligió su oficio y su vida y ahora con treinta y pico años quieren probar a hacer aquello que han visto hacer siempre en casa. No le doy mucha importancia a lo de coser quizás porque tódavía no he descubierto exactamente lo que significa. Quizás tenga algo de ancestral, o simplemente coser nos da tranquilidad o nos acerca a nuestras madres y abuelas...

¿Vosotras porque lo haceis?

6 comentaris:

Guida Formiguera ha dit...

Quina enveja més gran haver començat el curs!!!!
Jo seguiré a distància, desde la meva caseta al camp.
Pel que fa a cosir, a mi sempre m'ha agradat cosir (o més ben dit, crear i produïr peces), però a casa no era cap obligació. Així que he hagut d'anar al curs a apendre'n.
Per cert, gràcies per la dedicatòria! i molt maca la foto. Podires fer una petitat selecció i penjar-les, en aquest blog es pot, oi? Apa, més feina.
Guida

rosa ha dit...

Gràcies Guida! Lo de les fotos... ja ho intentaré!Seguirem en contacte!
Rosa

Mercè ha dit...

En mi caso la rebeldía fue más en el sentido de "querer aprender", es decir, que en mi casa mi abuela había cosido siempre en plan autodidacta para ella y para sus hijas pero ni mi madre ni mis tías quisieron aprender. Sin embargo a mí, desde bien pequeñita, me fascinaba el costurero de mi abuela, y ver como transformaba trozos de tela que les traía mi tío de la fábrica textil donde trabajaba. Así que puedo decir que fue algo genético y por eso cuando a los doce años mis amigas se apuntaban a mecanografía yo me empeñé en hacer "corte y confección". Y es algo que aunque he tenido que aparcar a veces siempre ha estado ahí...¡¡¡y creo que lo estará hasta que sea una abuelilla!!!

rosa ha dit...

Gracias Mercé. ES lo que comentaba, aquí, en la España de Franco lo de coser era una obligación femenina, cuando eso pasó se le añadieron connotaciones de sumisión, cursilería, cosa añeja, coser era todo lo contrario a la modernidad. Además con las novedades del pret-a-porter y los tejidos sintéticos era menos necesario que se supiera hacer en casa... y las raras éramos las que queríamos aprender. Pero hace muy poco que burbujea en la sociedad esa otra manera de ver ciertas ocupaciones tradicionales, y ahí estamos nosotras.
Rosa.

Lola ha dit...

Hola Roseta! Això del blog ès per què et sobra temps i no saps que fer d´aborriment? Doncs apa, fotli i culturitzans a les/els ignorants del fil i l´agulla.
Unaltre día obriré el baul de los recuerdos i ja t´explicaré d´on em surt a mí la vena artístico-cosidora, que ve de tant i tant lluny que ja ni men enrecordo.
Petonets.

rosa ha dit...

Saps Lola, aixó del "internés" és un petit vici i mira, ara mateix, dissabte nit i jo aquí saludan-te- amb molt de gust per cert- .
Rosa.